Operación para Liquidar la Protesta (OLP) : Por: Vladimir Villegas

Periodista. Conductor del programa Vladimir a la 1.

Un ejercicio del poder absolutamente arbitrario, ventajista, abusador, tres palabras que llevan a lo mismo, al poco apego a la carta magna

 Protesta, represión, violencia, represión. Un ciclo que de nuevo se hace presente en el país y que amenaza con escalar a niveles que pudieran llegar a ser incontrolables, como consecuencia de un ejercicio del poder absolutamente arbitrario, ventajista, abusador, tres palabras que llevan a lo mismo, al poco o nulo apego a la carta magna, al libre juego democrático . No creo en la violencia como forma de lucha. La condeno.  Y no dudo de que el gobierno la estimula para sacarle provecho.

     La conmoción social ha podido evitarse jugando limpio, respetando las reglas de juego, aceptando el veredicto de los ciudadanos, y no escurriéndole el bulto a las elecciones regionales que obligatoriamente debían realizarse año pasado. Admitiendo que en una democracia se gana o se pierde, no se gana o se gana “como sea”. Allí está el fondo de lo que hoy vivimos en Venezuela. Una parte del país, creo que la absoluta mayoría,  se cansó, se hartó de soportar este juego en el cual uno de los jugadores tiene todas las cartas marcadas, vale decir, el control del entramado institucional del Estado. 

     El mundo, sin exagerar, se ha dado cuenta de que en Venezuela ya no se guardan ni las mínimas formas que caracterizan  a una democracia, sobre todo si  en la constitución se le ha puesto los apellidos participativos y protagónica. Ya no ocurre en esta aporreada nación un proceso de cambios que genera expectativas positivas. Estamos ante un doloroso fraude contra millones de venezolanos que tuvieron la esperanza de ver a su patria próspera, realmente independiente, atractiva para la inversión, segura y orgullosa de sus logros en materia social, económica, educativa. Y quienes están en el poder se niegan a aceptarlo, y por eso cierran las puertas a las soluciones que el texto constitucional brinda .

      Al cerrar esas puertas crean  las condiciones para que el país vaya por el despeñadero de la confrontación. Ante la falta de respuestas políticas optan por la represión. Por una Operación para la Liquidación de la Protesta (sin la h de humanista). Quieren acabar con la protesta mediante una brutal represión que los hace parecerse “igualito”, como se dice ahora, a los gobiernos que en el pasado también optaron por esa alternativa. Tanto denostar del pasado, para repetirlo sin ningún escrúpulo. Y mi amigo Tarek William Saab bailando en un tusero.

       Lo siento, sobre todo, por aquellos a quienes  seguramente la conciencia les arrebata el sueño en la soledad de la noche y les reclama su terrible proceder. Otros, represivos y repulsivos (son sinónimos), duermen a pata suelta. Esa es su naturaleza. Nunca creyeron en constitución ni en democracia. Solo en atornillarse del poder al costo que sea, incluso el de hablar de revolución o de socialismo como el ateo convencido que invoca a Dios para atrapar incautos. Nadan en la represión  y en el autoritarismo como pez en el agua.

       Estamos donde estamos porque sacaron a Venezuela del carril constitucional, desconocieron la voluntad popular expresada el 6 de diciembre de 2015, anularon de hecho la Asamblea Nacional y le rehúyen como gato al agua a la consulta electoral pendiente. Ahora, luego de la masiva protesta popular, el presidente Nicolás Maduro dice que espera ansioso la realización de las elecciones. Cuesta creerle, sobre todo después de que durante meses numerosos voceros del gobierno se cansaron de decir que los  comicios regionales  no estaban entre sus prioridades.  Y de nuevo quedará en entredicho la autonomía del Poder Electoral si ahora se ponen los patines para calmarle la ansiedad al Jefe del Estado y convocan elecciones “para ya” cuando tienen meses juagando a retrasarlas, bajo el argumento de que era prioritaria la validación de los partidos políticos.

          La salida a la crisis política  e institucional que vive el país tiene que ser electoral. Pero ¿qué hacer con las inhabilitaciones olorosas a venganza? ¿Qué pasa con los presos políticos?   ¿Cómo garantizar el pleno ejercicio de los derechos constitucionales ‘?  Este no es un simple impasse.  Sin volver al redil  constitucional, sin cesar la represión y sin juego electoral limpio se le estará echando más gasolina al fuego.  

(31)

Operación para Liquidar la Protesta (OLP) : Por: Vladimir Villegas

| Politica | 0 Comments
About The Author
-